financiamiento de una empresa

El financiamiento de una empresa

Si pensamos en el sector financiero es fácil confundirnos y verlo en conjunto como un mundo inabarcable, de grandes proporciones, de gravísimas implicaciones. Esto es cierto solo en parte, ya que cualquier empresa, o incluso cualquier persona, se ve obligada a realizar operaciones financieras, aunque sean básicas, de forma cotidiana.

En su base, las finanzas pueden reducirse a unos pocos conceptos fáciles de entender para la mayoría, como vamos a tratar de hacer ver en este artículo.

Así es. Para empezar, todas las operaciones financieras se basan en dos ideas:  inversiones y financiamiento. Invertir y financiar son operaciones contrapuestas, pero están íntimamente relacionadas. Por ejemplo, cuando un banco concede un préstamo a una persona, el banco lo que está haciendo es invertir su dinero y financiar a esa persona que lo ha solicitado para cualquier fin.

La búsqueda de financiamiento de una empresa

En el ciclo de vida de las empresas llegan momentos en los que la búsqueda de financiamiento resulta imprescindible. Esto sucede habitualmente en situaciones en las que el proyecto se encuentra en condiciones de dar un salto importante. Es decir, se invierte para crecer.

En ocasiones, la propia dinámica de las operaciones provoca que un proyecto de éxito, pueda verse abocado a la mera subsistencia. Esto es debido a una mala planificación y gestión financiera: los beneficios que genera la actividad productiva se emplean en cumplir con los gastos, y se entra así en un bucle que dificulta el crecimiento de la empresa.  

Por ello, buscar financiamiento se convierte en una tarea fundamental para el desarrollo óptimo del proyecto.

Cuando se apuesta por sacar una nueva línea de servicios o productos, cuando se invierte en tecnología que facilite y abarate los costos productivos, ampliar oficinas, abrir sucursales, comprar maquinarias… Para cualquiera de estas decisiones estratégicas que nos pueden situar en la senda del crecimiento, hace falta buscar financiamiento. Créditos, préstamos, títulos valores, productos financieros personalizados… Ahora toca evaluar y seleccionar la mejor opción, o aquella que más se ajusta a las necesidades precisas de la empresa.

Es decir, se trata de buscar fuentes de financiamiento para posteriormente manejar opciones de inversión en busca siempre de la mayor rentabilidad.

Son operaciones corrientes en el día a día de las empresas pero de gran trascendencia, y para las que hay que contar con personal capacitado. La peor opción: tomar decisiones sin conocimiento.

VAF está especializada en estructurar soluciones de financiación específicas a sus clientes. Igualmente nuestros servicios están enfocados a la asesoría y la formación financiera de nuestros clientes, para que en un futuro próximo, ellos mismos sean capaces de tomar las mejores decisiones.

Empresas que se vuelven víctimas de su propio éxito

En un escenario general de informalidad, como existe en el Perú, sucede con cierta frecuencia que los emprendimientos fracasan casi con anterioridad de haberse puesto en marcha. Pero en ocasiones, también sucede el extremo opuesto. Proyectos y empresas que, por diversas circunstancias, se encuentran con un enorme y repentino éxito. En ese momento, los empresarios se ven obligado a tomar importantes decisiones relativas a la gestión del crecimiento financiero de su empresa. Decisiones de una gran trascendencia. Decisiones que, un empresario con poca preparación gerencial o sin conocimiento de finanzas, con seguridad no sabrá tomar. Decisiones, por tanto, que pueden arruinar el futuro de una empresa que ha tenido la fortuna de arrancar de manera positiva.

Es por ello que en VAF decimos que el crecimiento sin control es peligroso. Es una situación mucho más frecuente de lo que nos podamos imaginar en el Perú: empresas que no saben gestionar su propio éxito, y acaban enredados en una situación que les supera.

Dentro de los principales servicios que ofrece VAF se encuentran la dirección, planificación y ordenamiento financiero de empresas que necesitan ayuda en situaciones como la descrita anteriormente. Gracias a esta asesoría, con el tiempo, el empresario comprenderá definitivamente los diferentes mecanismos financieros que operan sobre su negocio, llegando así a poder tomar las decisiones correctas.

Porque hacer crecer un negocio no es suficiente. Es tan solo el primer paso. Luego hay que consolidarlo, y sobre todo, hacerlo sostenible en el transcurso del tiempo.

Nuestros servicios incluyen una primera etapa de Dirección y Planificación Financiera, en donde nos encargamos del control de las finanzas, para que el empresario pueda centrarse en su propia actividad. En esta fase, se ofrece:

Dirección, Planificación y Control Interno.

  • Análisis y diagnóstico de la situación financiera.
  • Planificación Financiera.
  • Acceso a capitales y optimización del crédito.
  • Elaboración del tablero de control.
  • Análisis de costos y estudio de rentabilidad.
  • Elaboración de presupuestos y monitoreo de resultados.

Supervisión Contable y Planificación Tributaria. 

  • Análisis y Supervisión Contable.
  • Planificación Tributaria.
  • Presentación de resultados y reporte contable.

Posteriormente, en una segunda etapa, que llamamos de Ordenamiento Financiero, preparamos cualitativamente a las personas involucradas y ofrecemos una metodología especialmente indicada para ordenar los procesos internos y gestionar la información necesaria para una correcta toma de decisiones.

Con estos servicios se consigue que sea la propia empresa la que, con el tiempo, gestione y controle con eficacia sus recursos financieros, e inicie la senda del crecimiento sostenible.

 

 

Principales dificultades de las PYMES en el Perú

Todo lo relacionado con las pequeñas y medianas empresas (Pyme) tiene una profunda repercusión en el progreso y el desarrollo del Perú. La razón es sencilla: este tipo de empresa supone más del 98% de todo el tejido empresarial del país. De ellas depende, por tanto, aspectos esenciales como la creación de empleo, la disminución de la pobreza o el crecimiento del producto interior bruto (PIB).

Sin embargo, a pesar de la inmensa importancia de este sector empresarial, y de la capacidad que han demostrado para generar empleo, las pymes se encuentran con graves problemas para su desarrollo. Los principales serían: 

  • Falta de acceso a los mercados

Lamentablemente muchas de las empresas del sector, aún existiendo un mercado para sus productos o servicios, no se ven capaces de acceder plenamente. La simple captación de clientes se vuelve toda una odisea para ellas. Esto es así por todo un conjunto de dificultades de carácter estructural. Y no es necesario decir que para una empresa que no vende, el fracaso es tan solo es cuestión de tiempo.

  • Atraso tecnológico

Otro punto muy negativo que caracteriza la realidad empresarial peruana es la ausencia de tecnología en las empresas. Hoy día, en un mundo globalizado e intercomunicado, en el que la transmisión de conocimientos se realiza de forma automática e inmediata, las posibilidades de éxito para una empresa que no está familiarizada con la tecnología e innovación, son muy reducidas. Este es un aspecto esencial para la conquista de los mercados.

dificultades de las pymes en el Perú

  • Problemas de financiamiento

Quizás el principal problema  es la falta de liquidez por parte de los empresarios para poder realizar inversiones que le lleven hacia el crecimiento. El Perú presenta todavía muchos de los rasgos típicos que corresponden a un sistema financiero todavía en etapa de desarrollo. Dificultades como el elevado costo del capital, las limitaciones en los otorgamientos, o la muy implantada cultura de la desconfianza y por tanto, la falta de costumbre crediticia, repercuten muy negativamente en las pymes, pues se ven sin capacidad de resolver las propias necesidades financieras que tienen lugar a lo largo del ciclo de vida de una empresa.

El ciclo de vida de una empresa enfocada al crecimiento presenta momentos decisivos en los que las oportunidades de financiamiento son fundamentales. Por eso, en VAF, escuchamos a nuestros clientes en esos momentos críticos, analizamos su contexto específico y trabajamos juntos por encontrar la solución adecuada a sus necesidades financieras. Se trata de ofrecer la mejor estructura financiera para facilitar el acceso a capitales e iniciar el camino del crecimiento sostenido.

El crecimiento económico siempre es posible

Quizás haya llegado el momento de que los peruanos comencemos a aceptar que la llamada “década prodigiosa” del crecimiento económico llegó ya a su fin. Efectivamente, para el año 2013, el Perú llevaba nada menos que quince años consecutivos de crecimiento económico. Muchos países de nuestro entorno latinoamericano, y también de Europa, miraba con asombro a nuestro país, e incluso se hablaba del “milagro peruano”.  Estas espectaculares cifras de crecimiento estuvieron fuertemente condicionadas por el contexto internacional, y muy especialmente por el auge de China y su aumento de la demanda. A partir del 2009, el escenario cambia con la gran crisis económica que sacude a la mayor parte de los actores económicos. Nuestras cifras también reflejaron este hecho. En ese año, y los siguientes, nuestro PIB comenzó a mostrar tasas descendentes.

En pleno 2017, este contexto ha quedado ya definitivamente atrás. Y nuestras tasas de crecimiento ya no presentan esas cifras tan llamativas. El optimismo (quizás algo exagerado) del que hacíamos gala en aquellos años ha dado lugar a cierto pesimismo que, para ser justos, también resulta algo exagerado.

En países como Estados Unidos (que han vivido en primera línea los desórdenes económicos producidos por la crisis), la mentalidad emprendedora es mucho más sólida que la nuestra. Ellos tienen claro que las posibilidades de éxito o crecimiento están ahí, por encima de los ciclos o las coyunturas económicas. En el libre mercado, incluso en contextos negativos siempre hay espacio para el crecimiento. Esto es más cierto aún en economías como la peruana, en la que existen bastantes espacios para la innovación y el desarrollo. Debemos tenerlo claro: recuperar tasas de crecimiento que redunden en un mayor progreso económico y social del país, no depende exclusivamente de los gobiernos.

El crecimiento económico siempre es posible

 

Numerosos estudios demuestran que el desempeño y la productividad en las medianas y grandes empresas latinoamericanas es mucho más bajo que en las empresas europeas o estadounidenses. Incluso en tiempos de bonanza económica, gerentes y administradores de la región tienen mucho margen de mejora. Estos estudios señalan que las empresas de Latinoamérica reciben sistemáticamente bajas calificaciones en todas las áreas relacionadas con las prácticas gerenciales.

¿Cómo crecer en tiempos de desaceleración?

El sentido de este artículo es señalar que una gran parte de las posibilidades de éxito en los emprendimientos están relacionadas con el propio desempeño y no con factores externos tales como la coyuntura económica o las políticas gubernamentales.

En efecto, en una economía libre de mercado, mucho está en nuestras manos. En momentos difíciles, no hay que perder el norte y tener muy claro que algunas medidas (si se ejecutan correctamente) son efectivas al margen de cualquier contexto. La introducción de nuevos productos, la innovación, el monitoreo y la búsqueda de las formas más eficaces de producir son valores que siempre cotizan al alza. Empleando terminología darwinista, aquellas empresas que mejor sepan adaptarse desplazarán a las que no.  Una correcta estrategia en cuanto a gestión gerencial es clave para mejorar la productividad. En base a esto, el crecimiento es posible.

¿Qué propone Vanguardia Financiera?

Por supuesto, es evidente que en aquellos escenarios de mayor fragilidad y riesgo (como una desaceleración económica), las empresas que hayan venido realizando una gestión financiera adecuada, serán las que mejor resistan los vaivenes del mercado. Los empresarios que se hayan preocupado por el buen orden financiero de la empresa  y por estructurar soluciones en el tiempo, no deberían temer las cambiantes coyunturas económicas. Pensar únicamente en el aquí y ahora representa el mayor peligro. En VAF somos especialistas en el ordenamiento financiero para una óptima gestión. Pues, como decimos, en el mundo de los negocios, crecer no es suficiente, la consolidación y la sostenibilidad es el siguiente paso.

Por supuesto, también la Administración Pública debería facilitar los escenarios con medidas enfocadas a mejorar las infraestructuras y evitar las regulaciones más complicadas. Pero no hay que perder de vista el peso y la gran parte de responsabilidad que tenemos los empresarios. A este sector de nuevos emprendedores, personas honradas y valientes, abiertas a organizarse en busca del crecimiento y el progreso, es a quienes tenemos el gusto de dirigirnos en VAF.

inversiones privadas en el Perú

El mercado de inversiones privadas en el Perú

No es ningún secreto: el mercado de inversiones privadas en el Perú a día de hoy se encuentra bastante poco desarrollado. Tradicionalmente sus productos han sido poco sofisticados y el sector ha carecido de una estrategia que fuera más allá de la obtención del beneficio fácil y en el menor tiempo posible. Esta tendencia durante años, ha provocado que en la actualidad, un gran número de posibles inversionistas sientan una gran desconfianza, debido sobre todo a sus propias experiencias negativas.

¿Cuáles son los problemas en el sector de las inversiones privadas en el Perú?

El sistema peruano está basado de manera excesiva en la confianza. Confianza que obligatoriamente deben depositar los inversionistas en el Fund Manager que elijan. Al inversionista, no le queda más remedio que confiar en:

  • Una correcta selección de los activos a invertir.
  • Una precisa diversificación.
  • Buena ética de trabajo, que evite los malos manejos y/o fraudes.

Un sistema basado en la confianza (expertise del agente, habilidades y track record) por un lado, y un gran número de casos negativos por otro, han llevado al escenario actual, en el que se puede hablar de confianza perdida.

Inversiones privadas en el Perú

El sistema, además, ha resultado ineficaz. A lo largo de los años, ha demostrado no ser suficiente para ir generando un cambio de escenario en el Perú, en el que el sector inversionista se desarrolle y crezca. Al contrario, han venido surgiendo dificultades, consecuencia de su mala gestión:

  • Ineficiencia: Por cada dólar administrado, no existe una relación directa al dólar invertido, por lo que un descalce en la inversión genera mayores costos en la operatividad.
  • Ineficacia:  El propósito de cada fondo de hacer una selección inteligente de activos que generen retornos por encima del promedio de acuerdo a un perfil de riesgo adecuado no se cumple, puesto que cada riesgo es asumido directamente por todos los inversionistas sin distinción.
  • Altísimo coste que repercute en la rentabilidad:  Con la finalidad de generar confianza, proveer transparencia  y diversificación en la gestión, cada fondo de capitales invierte grandes cantidades en gastos de administración, personal calificado, eventos, marketing, gastos legales, auditoras para transparentar su gestión y muchos otros. Esto genera importantes sobre costos y reducción en los tiempos de inversión.
  • Otras distorsiones en el mercado consecuencia del desorden: intermediarios redundantes, escasa participación, acceso muy limitado a la información por parte del inversionista, complejidad en los procesos…

VAF quiere cambiar este orden de cosas. Nuestra propuesta consiste en colocar al inversionista en el centro de todas las operaciones, siendo él el foco del proceso de inversión. De esta forma, el inversionista no estará obligado a confiar ciegamente, sino que será en todo momento partícipe y conocedor del desarrollo de la operación. La transparencia y el acceso total y constante a la información son nuestras mayores señas de identidad.

De esta forma, el objetivo no es otro que acercar las opciones de inversión más atractivas. Unas opciones sólidas, detalladas y altamente diversificadas, para que los inversionistas puedan escoger las que consideren más convenientes, en coherencia con sus objetivos personales, su propio perfil de inversión o a su interés en diversificar su portafolio.

Lo decimos alto y claro, un tiempo nuevo para el sector de las inversiones privadas en el Perú ya ha llegado. ¿Acaso te vas a quedar afuera?

Crecer en medio de un contexto adverso sí es posible, asegura Carlo Fidel, director financiero de VAF

El Perú atraviesa una coyuntura económica ciertamente negativa, y sufre una desaceleración económica desde hace ya algunos meses. ¿Qué debe hacer el sector empresarial ante esto? Pues en realidad, los objetivos no han de diferir demasiado de los que se persiguen cuando el contexto es positivo.

Carlo Fidel, director financiero de VAF, señala que se hace necesario para las empresas buscar vías alternativas de financimiento. Y esto no solo en una tesitura de desaceleración, sino en el actual contexto de mayor competitividad, complejidad y madurez del mercado peruano. El mercado, el consumidor y el emprendedor del Perú progresa; es necesario que el sistema financiero también lo haga.

Con una adecuada planificación, las empresas pueden tener éxito en medio de un contexto adverso. La clave: ser operativamente eficiente y financiar correctamente los planes de expansión. El objetivo es siempre el mismo: el crecimiento sostenido.

Tal y como Carlo Fidel señala en medios como La República, Andina o Publimetro, el crecimiento financiero en medio de la desaceleración sí es posible, existiendo opciones alternativas: 

  • Como opciones alternas a los bancos, existen fuentes de financiamiento privadas y públicas, siendo las últimas las más competitivas en cuanto a costos, llegando a ser incluso más económicas que los bancos.

  • Ambas opciones buscan financiar directamente negocios sin necesidad de intermediarios que aumenten los costos de gestión (entiéndase por intermediarios a bancos, cajas, fondos u otros agentes).
  • Estas exigencias son fácilmente alcanzables. El reto es alcanzar primero un financiamiento privado que ofrezca tasas competitivas, que cumpla con un propósito específico y que finalmente sirva como trampolín para una emisión pública. El tiempo lo marca cada cliente.

¿Cuáles son los requisitos de acceso a estas fuentes de financiamiento?

  • Para el mercado privado, los requisitos son los mismos que el banco -información financiera, comercial y legal actualizada-. Sin embargo, para generar mayor transparencia y confianza es recomendable una clasificación de fortaleza financiera para tener un informe profesional sin sesgo, que beneficie a cada cliente.
  • Para el mercado público, las exigencias son mayores: clasificación de riesgo, estados financieros auditados y adopción gradual de buenas prácticas de gobierno corporativo.
  • Para que una empresa pueda financiarse directamente de inversionistas privados o públicos necesita generar confianza en la validez de su información financiera, y de su gobierno corporativo.

Optimismo de los empresarios peruanos en el 2017

La semana pasada una Encuesta Regional del BCR señalaba que el empresario peruano se mostraba optimista de cara al futuro inmediato. Para los próximos tres meses esperaban aumentar beneficios y realizar nuevas contrataciones. Curiosamente, la misma encuesta apuntaba que la región norte del país, a pesar del efecto negativo del fenómeno del Niño Costero, era en donde el empresariado se mostraba más optimista.

Este dato viene a confirmar lo que otro estudio había observado unos meses antes.

El Global Future of Business es un análisis mensual que realiza la plataforma social Facebook junto al Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Se realiza nada menos que a 140.000 empresarios de 33 países y su objetivo principal es la medición periódica de la confianza de las pymes en su economía. Patrick Hruby, es el director de Pequeñas y Medianas empresas de Facebook en América Latina, e insiste en que el fin último del estudio es ayudar a que las empresas comprendan el contexto económico presente y futuro, y ayudarlas a tener éxito en un mercado cada días más competitivo y complejo. Tanto si es realmente este el fin último del estudio o no, lo que no cabe duda es que sí es un indicador muy potente acerca del tejido empresarial de los países.

En una de sus últimas ediciones, el informe arroja datos como los siguientes, bastante positivos:

  • Nada menos que el 74% de las pymes peruanas confiaban en crecer en los próximos 6 meses.
  • El 71% de los pequeños y medianos empresarios tienen la perspectiva de contratar más empleados en 2017.
  • El 68% de los peruanos usuarios de Facebook son seguidores de, al menos, una página de empresa.

Entre los retos que el empresariado peruano debe enfrentar cuanto antes, según el informe, están sobre todo:

  • Capacidad de captar nuevos clientes.
  • Políticas de innovación.
  • Potencial para el desarrollo de nuevos productos, muy relacionado con el punto anterior.
  • Mantener la rentabilidad.

Llega un momento en el ciclo de vida de las empresas en el que una inyección de capital se hace fundamental. Esto supone la diferencia entre el crecimiento y la sostenibilidad, o la constante incertidumbre. El sistema financiero tradicional, como los bancos y las cajas, no siempre está dispuesto a ello, o no comprende la situación específica de cada actor.

No estar a la altura de todos estos empresarios peruanos optimistas e ilusionados ante el futuro, sería un grave error, que terminaríamos pagando el conjunto de la sociedad. Para todos ellos, existe VAF.

Vanguardia Financiera en Semana Económica

Carlo Fidel, gerente general y director financiero de Vanguardia Financiera ha sido recientemente entrevistado en Semana Económica, un medio de referencia dentro del sector finanzas.

Carlo Fidel, director financiero de VAF en Semana Económica

En la entrevista, de gran interés, Carlo Fidel cuenta en dónde se encuentra el core del negocio: “nos enfocamos inicialmente como fondo de inversión: manejamos una cartera de inversionistas y administramos fondos privados. Hemos visto un área de de desarrollo de mercado fuera de la plataforma bancaria. Si una empresa no consigue financiamiento bancario, probablemente recurra a un fondo de inversión que le cobra tasas mayores al 20%”. Como ya dijimos en una publicación anterior, en el Perú cada día más el financiamiento tradicional por parte de bancos y cajas está dejando de lado a una nueva forma de entender los negocios que se va abriendo camino.

Montos de financiamiento

Vanguardia Financiera estructura financiamientos a empresas por medio de la banca privada, que irían desde US$100.000 hasta los US$600.000, mientras banca de inversión (emisiones públicas o privadas), el ticket mínimo se sitúa en US$1 millón.

Vanguardia Financiera estructura financiamientos a empresas en banca privada para montos que irían desde US$100.000 hasta los US$600.000. En el caso de la banca de inversión (emisiones privadas o públicas), el ticket mínimo se sitúa en US$1 millón. Pero siempre se van a crear instrumentos financieros específicos para las necesidades específicas de cada cliente. No nos gusta cerrar puertas a nadie.

Fruto de esta nueva forma de ver el negocio son los resultados, cada días más prometedores. En estos momentos se están sacando cuatro emisiones privadas, para clientes como el Grupo Entretenedores (Sofá Café) y el Grupo Hute Contratistas.

Lo que el nuevo empresario peruano espera de las financieras

La inmensa mayoría de los empresarios en el Perú afirman preferir solicitar créditos según la vía tradicional, es decir, más que nada a bancos y cajas. Curiosamente, según una reciente encuesta realizada por Aprenda, más del 60% de los jóvenes emprendedores peruanos están convencidos de que si solicitaran un préstamo a la banca, les será denegado. Igualmente, el 58% tienen claro que el acceso al financiamiento es el elemento clave que determinará el éxito o el fracaso del negocio.

Si cruzamos todos estos dos datos, inmediatamente nos percatamos de que algo no funciona. ¿Cómo es posible que los jóvenes emprendedores del Perú comprendan la importancia decisiva del acceso a capital, opten mayoritariamente por el sistema de financiación bancario, y simultáneamente sientan mayormente que no serán bien recibidos por éste?

El informe realizado por Aprenda apunta dos hechos diferenciales respecto a lo que ha venido siendo el perfil del emprendedor peruano durante décadas pasadas. Por un lado, los nuevos empresarios analizan previamente el mercado y estudian con detenimiento las posibilidades de éxito de sus proyectos. Actuarían en base a la oportunidad y no a la necesidad. Este hecho revela definitivamente una importante maduración empresarial. El otro hecho, ya mencionado, es la percepción de la gran importancia del acceso a capital.

Continuando con el mismo estudio, en cuanto a las entidades de financiamiento, se establece que las primeras opciones seleccionadas por los empresarios serían, con diferencia, bancas y cajas, siendo la principal alternativa para casi el 80%. Frente a esto, el 12 % optaría por empresas financieras privadas. No deja de llamar la atención que casi el 80% opte claramente por bancas y cajas, aun cuando más del 60% piensa que sus necesidades no van a ser satisfechas.

Un nuevo tiempo está llegando

Tal y como señalamos en un artículo anterior, quizás haya llegado el momento de cambiar la mentalidad y la cultura financiera en nuestro país. Poco a poco, un nuevo perfil de empresario se viene, y pide a gritos cambios en el sistema financiero. Pide amplitud de miras por parte de la entidades financieras. Pide confianza, asesoría, atención personalizada, y una gran implicación. Busca un aliado en el tiempo que le ofrezca las soluciones financieras específicas en cada momento del recorrido. Nosotros lo sabemos bien. Y lo sabemos porque todos estos valores representan el alma y la esencia de VAF, el motor que nos mueve y nos movió desde el primer momento. Porque no son solo negocios, son sueños. Sueños de personas esforzadas y valientes.

ventajas de ser inversionista

Ventajas de ser inversionista

El Perú atraviesa desde hace años, debido en parte al arraigo definitivo de la estabilidad política, una etapa positiva en cuanto al crecimiento de la actividad económica. Ideas, proyectos y empresas emergen cada día. Definitivamente vivimos una era de efervescencia en cuanto a emprendimientos. Esto no debe sorprendernos, pues el peruano siempre ha sido, ciertamente, emprendedor.

En un ambiente cada día más competitivo, cada vez más los empresarios tienen las ideas y el conocimiento del mercado necesarios para el éxito, pero no cuentan con los recursos necesarios para elevar su proyecto al siguiente nivel.

Es este el momento y el lugar en el que la figura de los inversionistas aparece con toda su fuerza. Es decir, el punto justo en el que las necesidades de los empresarios convergen con las oportunidades de quienes invierten. Los inversionistas cuentan con los recursos y el conocimiento para buscar aquellos negocios con perspectivas de crecimiento. Son personas con una intuición especial que les permite confiar o desconfiar en un proyecto concreto. ¿Pero cuáles son las ventajas de ser inversionista?

Formar parte de una red de inversionistas conlleva una serie de ventajas:

  • El monto mínimo necesario para entrar a invertir es reducido.
  • Este tipo de financiamiento permite diversificar las operaciones y evitar la concentración del capital, y por tanto del riesgo, en una determinada empresa.
  • Son relaciones contractuales con una gran flexibilidad de las que se pueden establecer diversos grados de acuerdos dependiendo de la necesidad de cada cliente y el perfil de riesgo de cada inversionista
  • El rendimiento siempre es mayor que el obtenido si los inversionistas operan individualmente.
  • Pertenecer a una red de inversionistas ofrece la oportunidad de conocer un amplio portafolio de posibles inversiones, para así escoger aquellas opciones que más se ajustan a sus intereses.

¿Y las ventajas de ser inversionista en la Red VAF de Inversores?

Pertenecer a la Red VAF de inversionistas supone entrar a formar parte de una de las redes con mayor proyección del Perú. Algunas de nuestras ventajas:

  • Nuestro portafolio exclusivo le mostrará algunas de las oportunidades de inversión más rentables y atractivas del mercado.
  • Nuestras opciones se estructuran con fideicomiso, ofreciendo mayor protección al inversionista así como un retorno mayor al promedio.
  • Con nosotros, cada inversionista puede armar su portafolio, específicamente diversificado en base a su propio perfil de riesgo, evitando esos fondos en los que ni siquiera puede estar seguro de en qué está invirtiendo.
  • VAF se encarga del armado de las oportunidades de inversión, oportunidades que de otra forma no estarían disponibles en el mercado. Lo que los inversores van a encontrar en nuestro portafolio son estructuras previamente trabajadas y 100% enfocadas a minimizar los riesgos.
  • Como signo distintivo uno de los objetivos de VAF es oportunidades de inversión en segmentos que hasta el momento han sido poco atendidos, y que pueden significar una alta rentabilidad para nuestra red. ¿Ya están listos para la Vanguardia Financiera?