inversiones privadas en el Perú

El mercado de inversiones privadas en el Perú

No es ningún secreto: el mercado de inversiones privadas en el Perú a día de hoy se encuentra bastante poco desarrollado. Tradicionalmente sus productos han sido poco sofisticados y el sector ha carecido de una estrategia que fuera más allá de la obtención del beneficio fácil y en el menor tiempo posible. Esta tendencia durante años, ha provocado que en la actualidad, un gran número de posibles inversionistas sientan una gran desconfianza, debido sobre todo a sus propias experiencias negativas.

¿Cuáles son los problemas en el sector de las inversiones privadas en el Perú?

El sistema peruano está basado de manera excesiva en la confianza. Confianza que obligatoriamente deben depositar los inversionistas en el Fund Manager que elijan. Al inversionista, no le queda más remedio que confiar en:

  • Una correcta selección de los activos a invertir.
  • Una precisa diversificación.
  • Buena ética de trabajo, que evite los malos manejos y/o fraudes.

Un sistema basado en la confianza (expertise del agente, habilidades y track record) por un lado, y un gran número de casos negativos por otro, han llevado al escenario actual, en el que se puede hablar de confianza perdida.

Inversiones privadas en el Perú

El sistema, además, ha resultado ineficaz. A lo largo de los años, ha demostrado no ser suficiente para ir generando un cambio de escenario en el Perú, en el que el sector inversionista se desarrolle y crezca. Al contrario, han venido surgiendo dificultades, consecuencia de su mala gestión:

  • Ineficiencia: Por cada dólar administrado, no existe una relación directa al dólar invertido, por lo que un descalce en la inversión genera mayores costos en la operatividad.
  • Ineficacia:  El propósito de cada fondo de hacer una selección inteligente de activos que generen retornos por encima del promedio de acuerdo a un perfil de riesgo adecuado no se cumple, puesto que cada riesgo es asumido directamente por todos los inversionistas sin distinción.
  • Altísimo coste que repercute en la rentabilidad:  Con la finalidad de generar confianza, proveer transparencia  y diversificación en la gestión, cada fondo de capitales invierte grandes cantidades en gastos de administración, personal calificado, eventos, marketing, gastos legales, auditoras para transparentar su gestión y muchos otros. Esto genera importantes sobre costos y reducción en los tiempos de inversión.
  • Otras distorsiones en el mercado consecuencia del desorden: intermediarios redundantes, escasa participación, acceso muy limitado a la información por parte del inversionista, complejidad en los procesos…

VAF quiere cambiar este orden de cosas. Nuestra propuesta consiste en colocar al inversionista en el centro de todas las operaciones, siendo él el foco del proceso de inversión. De esta forma, el inversionista no estará obligado a confiar ciegamente, sino que será en todo momento partícipe y conocedor del desarrollo de la operación. La transparencia y el acceso total y constante a la información son nuestras mayores señas de identidad.

De esta forma, el objetivo no es otro que acercar las opciones de inversión más atractivas. Unas opciones sólidas, detalladas y altamente diversificadas, para que los inversionistas puedan escoger las que consideren más convenientes, en coherencia con sus objetivos personales, su propio perfil de inversión o a su interés en diversificar su portafolio.

Lo decimos alto y claro, un tiempo nuevo para el sector de las inversiones privadas en el Perú ya ha llegado. ¿Acaso te vas a quedar afuera?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *