Invertir en Perú: renta fija y renta variable

Una de las palabras que más se utilizan hoy día es la de invertir. Forma parte del lenguaje popular, la escuchamos en cualquier lugar, en cualquier momento. Ahora bien, ¿conocemos realmente su significado? Veamos.

Invertir, según el Diccionario de la Lengua Española significa: “Emplear, gastar, colocar un caudal”.

Nosotros creemos que ese significado se queda corto.

El riesgo siempre está ahí.

Sí nos gusta, en cambio,la definición siguiente: invertir es destinar dinero a cualquier emprendimiento con el objetivo de obtener a cambio una ganancia adicional. Pero ojo, en la misma esencia del concepto de inversión se encuentra la posibilidad del riesgo. No existe inversión sin riesgo. Es una idea bastante extendida la equiparación de inversión y ahorro, y esto es una equivocación. Ahorrar viene a ser conservar un dinero a lo largo del tiempo, congelarlo. Mientras que en una inversión ese mismo capital puede fluir, dando beneficios… o pérdidas.

 

Es decir, se invierte pensando en posibles ganancias a la vez que nos exponemos a un riesgo. La posible ganancia o pérdida dependerá, en gran medida, de si nuestras inversiones conllevan un mayor o menor riesgo.

¿Invertir en renta fija o en renta variable?

Otro error muy extendido: invertir en renta fija no conlleva riesgos. Claro que conlleva. Ya dijimos que no existe inversión sin riesgo. Lo que sí es cierto es que en renta fija el riesgo es menor. Se llama renta fija porque vamos a saber desde el primer momento la cantidad que nos pagarán al finalizar el plazo, una rentabilidad menor en comparación con las posibilidades que ofrece la renta variable. Ahora bien, si vendemos los activos antes del vencimiento establecido previamente, el interés será menor que si cumplimos el plazo.

La renta variable supone un riesgo mayor, pues no conocemos qué rentabilidad tendremos con los activos. Tradicionalmente puede proporcionar grandes beneficios, pero también grandes pérdidas. Son las ligas mayores.

En Vanguardia Financiera recomendamos diversificar las inversiones, teniendo en cuenta nuestras posibilidades y sobre todo ponerse en manos de profesionales que le asesoren de las mejores opciones. Y por supuesto, tenerlo claro: el riesgo siempre está ahí.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *