pedir financiamiento

Las ventajas de pedir financiamiento

En esta ocasión queremos dar algunos tips acerca de esos momentos cruciales en los que los empresarios necesitan financiación o inyección de capital para su empresa. Vamos a hablar de las ventajas de pedir financiamiento.

Supongamos que eres un emprendedor y que tienes un gran proyecto en mente. Sí, esa big idea a la que vienes dando forma desde hace mucho tiempo y, que después de algún que otro estudio de mercado y varios análisis situacionales, finalmente has decidido llevar a cabo. O mejor, supongamos que ya eres empresario, que tu proyecto ya está en marcha, y que necesitas capital para invertir en algunas mejoras o ideas que tienes en mente. Los análisis son positivos, el momento es ahora.

Pedir financiamiento, ¿siempre?

Para ejecutar, un tema principal es la cuestión de los fondos. Estos pueden provenir de una fuente interna o externa. Es decir, podemos contar con el dinero suficiente para invertirlo o por el contrario vernos en la necesidad de acudir a una institución financiera. Ahora bien, ¿siempre que contemos con los fondos suficientes debemos cerrar la puerta a un crédito externo? La respuesta es no. Al contrario, lo ideal siempre será diversificar las fuentes de financiamiento. ¿Por qué? Básicamente para minimizar el riesgo de quedarnos sin efectivo una vez realizada la inversión.

Debemos tener claro que por muchos análisis y estudios previos realizados, el factor azar siempre estará presente en cualquier proyecto, el riesgo y la incertidumbre serán siempre actores fundamentales en todo proceso. Nunca habrá garantía total de éxito. Si las hubiera sería demasiado sencillo, ¿no?. Por este motivo la búsqueda de fuentes de financiamiento externo es tan deseable. Imaginemos que nos jugamos todos nuestros ahorros en nuestra big idea. Si después de todo, no da los resultados esperados y ni siquiera recuperamos la inversión, supondrá la ruina. Pero si, por el contrario, disponiendo de capital suficiente, decidimos invertir tan solo el 30 ó el 40% de nuestros ahorros, y el resto lo obtenemos de una fuente de financiación externa, el factor riesgo quedaría repartido.

Nuestro capital restante podríamos dedicarlo a divisas o acciones, o cualquier otra actividad paralela que nos fuera generando algún tipo de rendimiento adicional. De esta manera, si el proyecto termina por fracasar, no habríamos perdido todo nuestro capital, y nos quedarían otras vías para poder afrontar las obligaciones contraídas.

Por esto, nuestro consejo es, aun en el caso de disponer de fondos personales para su empresa, tener muy presente las diversas fuentes de financiamiento que existen en el mercado. Disponer de los propios fondos y jugárselos a una carta, por muy positivas que sean las predicciones, es siempre muy mala idea.

Vanguardia Financiera, donde hacemos crecer sus sueños

VAF maneja las más eficaces y vanguardistas formas de financiación que a día de hoy se ofrecen en el sector. Si necesita asesoría financiera, ordenamiento de sus cuentas o inyecciones de capital para que su empresa dé un salto cualititativo definitivo, consúltenos sin ningún compromiso.  

Desde Vanguardia Financiera queremos convertirnos en voz referencial del sector financiero y de negocios en general, llegar a ser referencia indispensable en el panorama financiero peruano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *